Restaurante rey de patones

Restaurante rey de patones

patones de arriba

En el corazón de la Comunidad de Madrid se encuentra esta localidad formada por dos núcleos: el moderno Patones de Abajo y el de Arriba.    El segundo es más atractivo para los turistas y es uno de los destinos más visitados de la región. La arquitectura típica de pizarra negra y las calles empedradas que siguen la pendiente de la montaña le confieren un carácter onírico. La fama del pueblo proviene de la leyenda del «Rey de Patones», un reino independiente en el siglo XVIII, y un paseo por este pueblo es una experiencia inolvidable.

Este enclave, creado en 1653 como ermita y convertido en iglesia un siglo después, es un gran lugar para comenzar la visita. Aunque ha sido completamente remodelada, aún conserva una capilla y puedes informarte en su centro de visitantes.

Este ecomuseo es un lugar al aire libre de senderos señalizados que constituyen una forma divertida e interesante de recorrer Patones y descubrir la arquitectura negra del pueblo. Uno de los dos senderos propone viajar 200 años atrás en el tiempo a través de «Las Edades de la Arquitectura» y el otro se llama «Arquitectura de la Alimentación» y nos lleva a descubrir lugares como bodegas, fogones, etc.

el lavadero de patones

Lo siento amigos, estoy un poco atrasado con el blog, ya que todavía tengo que trabajar para salir del 2020. Me temo que lo mismo que todos nosotros, ya que nada hace pensar que las cosas puedan acercarse significativamente a la normalidad en breve. Hablando de eso, mi misterioso vecino melómano tampoco parece muy convencido, dado que lleva escuchando el K. 626 de Mozart (también conocido como Réquiem en Re Menor) desde ayer (y el resto de nosotros con él/ella). La única pequeña mejora es que, en comparación con antes, al menos lo escucha entero. En cuanto el Dies Irae en bucle empiece a sacudir el edificio, me preocuparé. Por la estática del edificio, sobre todo. No estoy haciendo un chiste gratuito sobre el estado de la ingeniería española (bueno, quizá un poco).    Voy a llegar a eso en un minuto.

Cómo llegar: si vas en coche, asegúrate de llegar pronto. El pueblo está vedado a los coches de los no residentes y en el minúsculo aparcamiento no caben más de 40 coches (aunque se producen algunos aparcamientos creativos a lo largo de la carretera que conecta Patones con el resto del mundo). Hay un aparcamiento más grande en la parte baja del pueblo, a unos 20 minutos más a pie). Pero el transporte público funciona muy bien. Tome el autobús nº 197 desde Plaza de Castilla hasta su parada final en Torrelaguna, y luego cambie al autobús nº 913 para ir a Patones (no todos llegan hasta arriba, pero la mayoría sí). Lo más importante es que las dos líneas coinciden (en ambos sentidos), por lo que sólo esperarás unos 10 minutos para la conexión. Consulta los horarios aquí.

el rey de patones

Qué se puede decir del Rey de Patones que no se sepa ya. Un clásico de Madrid. Cocina casera, española, tradicional. Restaurante con sabor añejo, puro, tradicional y sobre todo interesante. Las veces que he ido me ha dejado indiferente, buen trato para comer, buena carta de vinos y postres sorprendentes. Pero a todo esto hay que sumarle el entorno, el minúsculo Patón de Arriba, único lugar con el Rey. Recomendamos reservar con tiempo porque si vas a la aventura te puedes sorprender con ningún sitio. Manolo es el fundador de «El Rey de los patones» y el primero en apostar por devolver la vida a este pueblo que estaba casi abandonado, a su iniciativa le siguió otra y ahora descubrimos diferentes restaurantes de patones, hoteles con encanto, etc.

el vagón de beni carta

Si quieres hacer una escapada que recuerdes siempre, tu destino es Patones. Un pueblo, un pequeño reino, que ofrece bonitos paseos, lugares únicos para comer y dormir, rutas de senderismo y ciclismo, exposiciones, yacimientos arqueológicos y un patrimonio arquitectónico, que han obtenido la declaración de «Bien de Interés Cultural».

A sólo 60 kilómetros de Madrid, Patones se encuentra en el noreste de la Comunidad de Madrid. Tiene dos núcleos diferenciados, Patones de Arriba y Patones de Abajo, siendo este último de reciente creación, asentado en la Vega del Jarama. Se accede por carretera a través de la Autovía del Norte (Madrid-Burgos) A-1, tomando la salida 50 en dirección a Torrelaguna por la N-320. Atravesando esta localidad, accederemos a Patones de Abajo por la M-102 y desde aquí subimos a Patones de Arriba por una carretera de montaña con buen firme, aunque un poco estrecha y con vistas espectaculares.

Con múltiples encantos, Patones de Arriba, mezcla la tradición histórica con el descubrimiento de restos arqueológicos de la Edad del Hierro y del Bronce, en la cueva del Reguerillo. En esta zona hay un gran valor geológico, para los amantes de la espeleología y la escalada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad