El palmar valencia paella

El palmar valencia paella

arroceria maribel tripadvisor

El Palmar is located in the Albufera Natural Park, which is one of the most valuable in the Mediterranean.    It is an island located in the middle of La Albufera, surrounded by rice fields and orchards, and where many fishermen live together.

The pier of El Palmar, is the meeting point of the boatmen of the area. There you will always find a boat waiting to show you every corner of the lake. You can take a boat ride, either in a group or privately. There is also the option of hiring boat trips with lunch and dinner included, even lunch in the Albufera. The offer is very wide and for every occasion.

And completely attached to the village, are the rice fields, owned mostly by the villagers themselves and that they themselves are cultivated following the tradition. If you visit El Palmar, do not miss the opportunity to stroll through the rice fields and be transported to another world in the middle of nature, and it is common to see birds resting in the rice fields, a real treat for the eyes.

el palmar valencia restaurantes

La historia de Bon Aire se remonta a 1982. Sus propios dueños, Francisco Roig Alexandre y María Romero Torrente, levantaron el restaurante con sus propias manos y con sus hijas Ángeles y Rosa. Una familia arraigada al campo y conocedora de la tradición valenciana.Un día, mientras seguían dando forma a su negocio, se levantó el viento y Francisco comentó que hacía «mal aire», a lo que los demás respondieron que en realidad era «buen aire». De esta anécdota, recordada con mucho cariño, surgió el nombre de Bon Aire. Una brisa llena de amor y pasión, que ayudó a una familia a construir lo que hoy se conoce como el restaurante Bon Aire.Su cocina está basada en la gastronomía tradicional valenciana. En su carta no faltan platos de gran herencia, que recuperan con gran orgullo. La innovación también tiene cabida, ya que adaptan la riqueza de la tradición que defienden a nuevos formatos.

La historia de Bon Aire se remonta a 1982. Sus propios dueños, Francisco Roig Alexandre y María Romero Torrente, construyeron el restaurante con sus propias manos y con sus hijas Ángeles y Rosa. Una familia arraigada al campo y conocedora de la tradición valenciana.Un día, mientras seguían dando forma a su negocio, se levantó el viento y Francisco comentó que hacía «mal aire», a lo que los demás respondieron que en realidad era «buen aire». De esta anécdota, recordada con mucho cariño, surgió el nombre de Bon Aire. Una brisa llena de amor y pasión, que ayudó a una familia a construir lo que hoy se conoce como el restaurante Bon Aire.Su cocina está basada en la gastronomía tradicional valenciana. En su carta no faltan platos de gran herencia, que recuperan con gran orgullo. La innovación también tiene cabida, ya que adaptan la riqueza de la tradición que defienden a nuevos formatos.

el palmar restaurante valencia

El año pasado el Gobierno Valenciano, a instancias de un grupo de restauradores que habían creado la Plataforma para la Defensa de la Paella Valenciana, declaró una Denominación de Origen para proteger su identidad además de proteger a algunos turistas de algunas de las peores atrocidades que se hacen pasar por Paella. En mi blog (El blog valenciano de Ricardo, ver archivos de octubre de 2011) publiqué un post al respecto en el que se detallaban los ingredientes permitidos y la forma de hacerla.

¿Ha funcionado?    Pues , lamentablemente no. Esta semana Paco ha dedicado su blog y sus columnas en los periódicos nacionales a destacar lo que él llama ` arrocidades ‘ o atrocidades. Los que seguimos el debate hemos visto fotografías de la paella valenciana (sic) de Cuba con fruta, pescado y embutidos incluidos (todos fuera de la lista permitida de la DO) y esta semana Tesco, una cadena de supermercados del Reino Unido, ha lanzado un sándwich de paella sólo para ser seguido por una cadena bien conocida, Pizza Hut, creando una pizza de paella y lanzándola en Polonia con una campaña de carteles incluyendo un torero.

restaurante mateu el palmar

El Tribunal de las Aguas se reúne desde hace casi mil años, desde que los moros ocuparon Valencia. Los árabes también dejaron otros legados: palmeras datileras y naranjos; inmensas huertas; pantanos plantados con el famoso arroz de Valencia; y, lo más importante, el complejo sistema de riego, aún en uso, que ha hecho posible todo lo demás. Ese sistema es el que regula el tribunal.

Valencia, una ciudad de unos dos millones de habitantes que no llega a la mitad de la costa mediterránea de España, es la cuna del mundialmente famoso (y casi inevitablemente bastardeado) plato de arroz llamado paella, una institución valenciana para la que el agua local también se considera vital. Como el agua es diferente en otros lugares, muchos ciudadanos creen que la paella no sabe igual fuera de la ciudad. «¿Es el agua realmente tan importante para una buena paella?» no me resisto a preguntarle a Juan Alapont Polo, presidente en funciones del Tribunal de las Aguas, mientras se levanta la sesión. «¡Sólo tan importante como la sangre para una persona!», responde. «No sólo es necesaria el agua en el cultivo del arroz, por supuesto, sino que el agua de aquí está llena de calcio. Eso le da a la paella su sabor».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad