Que hacer para estudiar mejor

Que hacer para estudiar mejor

Observación del participante

¿Cómo aprendiste a montar en bicicleta? Probablemente alguien te dio unas cuantas lecciones y luego practicaste mucho. Puedes aprender a estudiar de la misma manera. Nadie nace sabiendo estudiar. Hay que aprender algunas técnicas de estudio y luego practicarlas.

Aquí tienes una adivinanza: ¿Sabías que antes de empezar a estudiar, ya has empezado? ¿Eh? Esto es lo que queremos decir. Cuando prestas atención en clase y tomas buenos apuntes, estás empezando el proceso de aprendizaje y estudio.

¿Te cuesta prestar atención en clase? ¿Estás sentado al lado de una persona ruidosa? ¿Te cuesta ver la pizarra? Asegúrate de estar sentado en un buen sitio que te permita prestar atención. Informa a tu profesor o a tus padres de cualquier problema que te impida prestar atención y tomar buenos apuntes.

¿No sabes cómo tomar notas? Empieza por anotar los datos que tu profesor menciona o escribe en la pizarra durante la clase. Procura utilizar una buena letra para poder leer tus apuntes más tarde. También es una buena idea mantener tus apuntes, pruebas y trabajos organizados por materias.

Caso práctico

Yo mismo he sido un estudiante aventajado de toda la vida, y ya he completado mi educación formal. A lo largo de mi carrera académica, he utilizado casi todos los consejos para estudiar de forma inteligente que se describen en este artículo, por lo que puedo comprobar que funcionan.

Las investigaciones (Willis, J. 2008) demuestran que los distintos medios estimulan diferentes partes del cerebro. Cuantas más áreas del cerebro se activen, más probable será que entiendas y retengas la información[1].

Por ejemplo, si estás preparando exámenes de matemáticas, historia, física y química, es mejor que estudies un poco de cada materia cada día. Este enfoque te ayudará a aprender más rápido que si te centras sólo en las matemáticas el lunes, la historia el martes, la física el miércoles, la química el jueves, etc.

El intervalo óptimo de repaso varía en función del tiempo que quieras retener la información. Pero la experiencia -tanto la mía como el trabajo con estudiantes- me dice que los siguientes intervalos de repaso funcionan bien (en este artículo explico todo el sistema de repaso periódico):

Cómo estudiar mucho

Tanto si estás en el instituto como si eres un adulto que vuelve a la universidad, compaginar los estudios con otras responsabilidades puede ser un reto. Si estás al borde del agotamiento, aquí tienes algunos consejos de estudio que están científicamente probados para ayudarte a tener éxito.

Marca en tu calendario los espacios de tiempo que puedes dedicar a tus estudios. Debes programar un tiempo de estudio cada día, pero otros compromisos pueden hacer que algunas sesiones sean más largas que otras.

Esta es una de las razones por las que es tan importante programar el tiempo de estudio: reduce la tentación de quedarse despierto toda la noche empollando para un examen importante. En lugar de ello, debes procurar dormir siete o más horas la noche anterior a un examen.

Hay un delicado equilibrio cuando se trata del mejor lugar de estudio: Necesitas un lugar que sea cómodo pero que no sea tan relajante como para acabar durmiendo. Para algunas personas, eso significa trabajar en un escritorio. Otros se sienten mejor en el sofá o en la mesa de la cocina. La cama, por el contrario, puede ser demasiado cómoda.

Rodearse de paz y tranquilidad ayuda a concentrarse. Si los niños hacen mucho ruido o hay obras delante de tu ventana, puede que tengas que trasladarte a un dormitorio en el piso de arriba, a una cafetería tranquila o a la biblioteca local.

3 consejos secretos para estudiar

¿Alguna vez has sentido que tus hábitos de estudio no son suficientes? ¿Te preguntas qué podrías hacer para rendir mejor en clase y en los exámenes? Muchos estudiantes se dan cuenta de que sus hábitos de estudio en el instituto no son muy eficaces en la universidad. Esto es comprensible, ya que la universidad es muy diferente del instituto. Los profesores se involucran menos personalmente, las clases son más grandes, los exámenes valen más, la lectura es más intensa y las clases son mucho más rigurosas. Eso no significa que haya nada malo en ti; sólo significa que necesitas aprender algunas técnicas de estudio más eficaces. Afortunadamente, hay muchas estrategias de estudio activas y efectivas que han demostrado ser eficaces en las clases universitarias.

Este folleto ofrece varios consejos para estudiar de forma eficaz. Implementar estos consejos en tu rutina de estudio habitual te ayudará a aprender el material del curso de forma eficiente y eficaz. Experimenta con ellos y encuentra algunos que te funcionen.

Leer y releer simplemente los textos o los apuntes no es participar activamente en el material. Se trata simplemente de releer los apuntes. Hacer sólo las lecturas para la clase no es estudiar. Es simplemente hacer la lectura para la clase. La relectura conduce a un rápido olvido.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad