Q tengas un buen dia

Q tengas un buen dia

bajar la bandera

Que tenga un buen día es una expresión comúnmente utilizada para concluir una conversación (ya sea breve o extensa), o para terminar un mensaje esperando que la persona a la que se dirige tenga un día agradable. Como suele ser pronunciada por los empleados de los servicios a los clientes al final de una transacción, sobre todo en Israel y Estados Unidos, su uso repetitivo y obligado ha hecho que la frase adquiera, según algunos periodistas y estudiosos, especialmente fuera de estos dos países, una connotación cultural de impersonalidad, falta de interés, comportamiento pasivo-agresivo o sarcasmo.

En general, la frase no se utiliza en Europa, ya que algunos la consideran artificial o incluso ofensiva. Los críticos de la frase la caracterizan como un imperativo que obliga a la persona a tener un buen día. Otros críticos sostienen que es una perogrullada de despedida que resulta fingida. Aunque los defensores de la frase están de acuerdo en que «Que tenga un buen día» puede usarse de forma poco sincera, consideran que la frase es reconfortante, ya que mejora las interacciones entre las personas. Otros están a favor de la frase porque no requiere una respuesta.

no hemos nacido para seguir

Que tenga un buen día es una expresión comúnmente utilizada para concluir una conversación (ya sea breve o extensa), o terminar un mensaje deseando que la persona a la que se dirige tenga un día agradable. Como suele ser pronunciada por los empleados de los servicios a los clientes al final de una transacción, sobre todo en Israel y Estados Unidos, su uso repetitivo y obligado ha hecho que la frase adquiera, según algunos periodistas y estudiosos, especialmente fuera de estos dos países, una connotación cultural de impersonalidad, falta de interés, comportamiento pasivo-agresivo o sarcasmo.

En general, la frase no se utiliza en Europa, ya que algunos la consideran artificial o incluso ofensiva. Los críticos de la frase la caracterizan como un imperativo que obliga a la persona a tener un buen día. Otros críticos sostienen que es una perogrullada de despedida que resulta fingida. Aunque los defensores de la frase están de acuerdo en que «Que tenga un buen día» puede usarse de forma poco sincera, consideran que la frase es reconfortante, ya que mejora las interacciones entre las personas. Otros están a favor de la frase porque no requiere una respuesta.

tener un buen día en el correo electrónico

Have a nice day es una expresión comúnmente utilizada para concluir una conversación (ya sea breve o extensa), o terminar un mensaje deseando que la persona a la que se dirige tenga un día agradable. Como suele ser pronunciada por los empleados de los servicios a los clientes al final de una transacción, sobre todo en Israel y Estados Unidos, su uso repetitivo y obligado ha hecho que la frase adquiera, según algunos periodistas y estudiosos, especialmente fuera de estos dos países, una connotación cultural de impersonalidad, falta de interés, comportamiento pasivo-agresivo o sarcasmo.

En general, la frase no se utiliza en Europa, ya que algunos la consideran artificial o incluso ofensiva. Los críticos de la frase la caracterizan como un imperativo que obliga a la persona a tener un buen día. Otros críticos sostienen que es una perogrullada de despedida que resulta fingida. Aunque los defensores de la frase están de acuerdo en que «Que tenga un buen día» puede usarse de forma poco sincera, consideran que la frase es reconfortante, ya que mejora las interacciones entre las personas. Otros están a favor de la frase porque no requiere una respuesta.

ininterrumpido

Que tenga un buen día es una expresión comúnmente utilizada para concluir una conversación (ya sea breve o extensa), o terminar un mensaje deseando que la persona a la que se dirige tenga un día agradable. Como suele ser pronunciada por los empleados de los servicios a los clientes al final de una transacción, sobre todo en Israel y Estados Unidos, su uso repetitivo y obligado ha hecho que la frase adquiera, según algunos periodistas y estudiosos, especialmente fuera de estos dos países, una connotación cultural de impersonalidad, falta de interés, comportamiento pasivo-agresivo o sarcasmo.

En general, la frase no se utiliza en Europa, ya que algunos la consideran artificial o incluso ofensiva. Los críticos de la frase la caracterizan como un imperativo que obliga a la persona a tener un buen día. Otros críticos sostienen que es una perogrullada de despedida que resulta fingida. Aunque los defensores de la frase están de acuerdo en que «Que tenga un buen día» puede usarse de forma poco sincera, consideran que la frase es reconfortante, ya que mejora las interacciones entre las personas. Otros están a favor de la frase porque no requiere una respuesta.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad