Mi pareja no confia en mi

Mi pareja no confia en mi

mi novio no confía en mí por mi pasado

La desconfianza puede extenderse por una relación como un reguero de pólvora. La confianza de ambos miembros de la pareja son los pilares que sostienen una relación, y cuando se derrumban, se produce la desconexión. Esta es nuestra guía para construir la confianza y arreglarla cuando se rompe.

La desconfianza puede extenderse por una relación como un reguero de pólvora y puede ocurrir por etapas. En primer lugar, puedes dudar de tu pareja y sentirte inseguro sobre su fiabilidad. La duda, si no se resuelve, se convierte en sospecha con el tiempo. La sospecha es una creencia sin pruebas. Esto provoca ansiedad y sentimientos de aprehensión o malestar que a menudo pueden manifestarse físicamente (nerviosismo, aceleración de los latidos del corazón, ira, nudo en el estómago o incluso asco). Y cuando estás ansioso te vuelves temeroso, la desconfianza en este punto de la relación te impide ser abierto y vulnerable. Por último, cuando sientes miedo, entras en modo de autoprotección: te retraes, subes los muros e impides que tu pareja se acerque a ti.

La confianza de ambos miembros de la pareja son los pilares que sostienen una relación, y cuando se derrumban, se produce la desconexión. Cuando ya no puedes ser vulnerable con la otra persona, empiezas a experimentar cosas diferentes en tu relación.

cuando alguien no confía en ti sin motivo

istockphoto.com / stsmhnLa confianza es algo frágil. Seguro que ya has oído eso antes. También habrás oído que la confianza se gana, no se da. O que la confianza lo es todo. O incluso que la confianza es como una goma de borrar: se reduce con cada error. En cualquier caso, la idea de la confianza es la parte más básica, pero esencial, de toda relación. Es la columna vertebral de lo que significa amar a otra persona.

Cuando confías en alguien, te permites ser vulnerable. Dejas que esa persona entre. Le das a esa persona tu corazón, toda tu alma, y crees, a pesar de toda la mierda del mundo, que se ocupará de ella.

Ves a esa persona alejarse y tienes la confianza de que es respetable y de que no se lanzará por ahí ni coqueteará a tus espaldas ni se abrirá a ningún otro humano aparte de ti. Pero lo que ocurre con la confianza es que depende mucho de lo desconocido. Es un testamento de fe, que a pesar de las probabilidades y sin importar lo que diga el mundo, crees que la persona que amas no te hará daño.

¿qué hacer cuando tu pareja no confía en ti?

Sin confianza, el amor no puede tomar forma porque ambas personas permanecen cerradas al otro. Como una flor que nunca llega a florecer, el crecimiento se ha estancado y seguirá así hasta que se desarrolle la confianza.

Pero aunque la confianza es importante, puede ser difícil darse cuenta de los signos de falta de ella. Lo último que quieres hacer es seguir dedicándote a alguien que nunca va a confiar plenamente en ti, así que tienes que saber en qué fijarte para determinar si tú y tu pareja tenéis una relación fuerte y sana o si os vendría bien un poco de trabajo.

Esta puede ser una de las expresiones más frustrantes de la desconfianza porque es una invasión de tu privacidad. El deseo de intimidad y espacio no significa que no tengas nada bueno. De hecho, una relación sólida debe tener unos límites sanos y claros (lo malo es que eso depende de la confianza para que funcione).

Uno de los comportamientos más comunes es llamar a las personas o a los lugares en los que dijiste que estarías para confirmar que estás allí o para comprobar las relaciones sociales por las mismas razones, siempre tratando de vigilar tu posición y abalanzándose cada vez que no puedes ser localizado.

¿puedes confiar en alguien que no confía en ti?

La desconfianza puede extenderse por una relación como un incendio. La confianza de ambos miembros de la pareja son los pilares que sostienen una relación, y cuando se derrumban, se produce la desconexión. Esta es nuestra guía para construir la confianza y arreglarla cuando se rompe.

La desconfianza puede extenderse por una relación como un reguero de pólvora y puede ocurrir por etapas. En primer lugar, puedes dudar de tu pareja y sentirte inseguro sobre su fiabilidad. La duda, si no se resuelve, se convierte en sospecha con el tiempo. La sospecha es una creencia sin pruebas. Esto provoca ansiedad y sentimientos de aprehensión o malestar que a menudo pueden manifestarse físicamente (nerviosismo, aceleración de los latidos del corazón, ira, nudo en el estómago o incluso asco). Y cuando estás ansioso te vuelves temeroso, la desconfianza en este punto de la relación te impide ser abierto y vulnerable. Por último, cuando sientes miedo, entras en modo de autoprotección: te retraes, subes los muros e impides que tu pareja se acerque a ti.

La confianza de ambos miembros de la pareja son los pilares que sostienen una relación, y cuando se derrumban, se produce la desconexión. Cuando ya no puedes ser vulnerable con la otra persona, empiezas a experimentar cosas diferentes en tu relación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad