Estados de agregación de la materia

Estados de agregación de la materia

Sólido

Fases electrónicasEstructura de banda electrónica – Plasma – Aislante – Aislante de Mott – Semiconductor – Semimetálico – Conductor – Superconductor – Termoeléctrico – Piezoeléctrico – Ferroeléctrico – Aislante topológico – Semiconductor sin espín

Los cristales líquidos (CL) son un estado de la materia que tiene propiedades entre las de los líquidos convencionales y las de los cristales sólidos. Por ejemplo, un cristal líquido puede fluir como un líquido, pero sus moléculas pueden estar orientadas de forma similar a un cristal. Hay muchos tipos diferentes de fases de cristal líquido, que pueden distinguirse por sus diferentes propiedades ópticas (como las texturas). Las zonas de contraste en las texturas corresponden a dominios en los que las moléculas de cristal líquido están orientadas en distintas direcciones. Sin embargo, dentro de un dominio, las moléculas están bien ordenadas. Los materiales de cristal líquido pueden no estar siempre en estado de materia de cristal líquido (al igual que el agua puede convertirse en hielo o vapor de agua).

Los cristales líquidos pueden dividirse en fases termotrópicas, liotrópicas y metalotrópicas. Los cristales líquidos termotrópicos y liotrópicos están formados principalmente por moléculas orgánicas, aunque también se conocen algunos minerales. Los CL termotrópicos presentan una transición de fase a la fase de cristal líquido cuando se modifica la temperatura. Los LC lotrópicos presentan transiciones de fase en función tanto de la temperatura como de la concentración de las moléculas de cristal líquido en un disolvente (normalmente agua). Las CL metalotrópicas están compuestas por moléculas orgánicas e inorgánicas; su transición de cristal líquido no sólo depende de la temperatura y la concentración, sino también de la relación de composición inorgánica-orgánica.

7 estados de la materia

Los estados de la materia se distinguen por los cambios en las propiedades de la materia asociados a factores externos como la presión y la temperatura. Los estados suelen distinguirse por una discontinuidad en una de esas propiedades; por ejemplo, el aumento de la temperatura del hielo produce una discontinuidad en el aumento de la temperatura. Los cuatro estados clásicos de la materia suelen resumirse en sólido, líquido, gas y plasma. Sin embargo, en el siglo XX, el mayor conocimiento de las propiedades más exóticas de la materia dio lugar a la identificación de muchos estados adicionales de la materia, ninguno de los cuales se observa en condiciones normales.

Plasma

Los estados de la materia se distinguen por los cambios en las propiedades de la materia asociados a factores externos como la presión y la temperatura. Los estados suelen distinguirse por una discontinuidad en una de esas propiedades; por ejemplo, el aumento de la temperatura del hielo produce una discontinuidad en el aumento de la temperatura. Los cuatro estados clásicos de la materia suelen resumirse en sólido, líquido, gas y plasma. Sin embargo, en el siglo XX, el mayor conocimiento de las propiedades más exóticas de la materia dio lugar a la identificación de muchos estados adicionales de la materia, ninguno de los cuales se observa en condiciones normales.

22 estados de la materia

Un estado oculto de la materia es un estado de la materia que no puede alcanzarse en condiciones ergódicas y que, por tanto, es distinto de las fases termodinámicas conocidas del material[1][2] Existen ejemplos en sistemas de materia condensada, y suelen alcanzarse mediante las condiciones no ergódicas creadas por la fotoexcitación láser[3][4].

[4] También se ha informado de estados ocultos de la materia de corta duración en cristales utilizando láseres. Recientemente se descubrió un estado oculto persistente en un cristal de sulfuro de tantalio (IV) (TaS2), donde el estado es estable a bajas temperaturas[2].

Utilizando pulsos láser ultracortos que inciden sobre la materia en estado sólido,[3] el sistema puede quedar fuera de equilibrio, de modo que no sólo los subsistemas individuales están fuera de equilibrio entre sí, sino también internamente. En estas condiciones, se pueden crear nuevos estados de la materia que no se pueden alcanzar en condiciones de equilibrio, con una evolución ergódica del sistema.

Estos estados suelen ser inestables y decaen muy rápidamente, por lo general en nanosegundos o menos[4] La dificultad estriba en distinguir un auténtico estado oculto de otro que simplemente está fuera del equilibrio térmico[5].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad