Diferencia entre lealtad y fidelidad

Diferencia entre lealtad y fidelidad

¿se puede ser leal sin ser fiel?

Ambas cosas implican vinculación. Cuando somos leales, nos vinculamos a una persona, a un grupo, a un líder, a una nación. Cuando practicamos la fidelidad, nos vinculamos no tanto a las personas como a los ideales. La fidelidad es la fidelidad a los votos y a los deberes. Mientras que la lealtad nos pide lealtad a las personas, la fidelidad nos pide mantener nuestra promesa.

¿Qué nos pide Cristo? En última instancia, debe ser la fidelidad: a Dios, a El Camino. Cuando Jesús nos pide que lo dejemos todo (carrera, familia, dinero), es para seguir una llamada que está muy por encima de cualquier lealtad humana.

Sin embargo, al practicar la fidelidad a Cristo, el camino llevará inevitablemente nuestras relaciones humanas a lugares más profundos. Esto se debe a que, a diferencia de la lealtad, la fidelidad no requiere que elijamos. Aunque la lealtad nos exige elegir entre «nosotros» o «ellos», o estar «dentro» o «fuera», practicar la fidelidad a Cristo es aceptar una invitación a entrar. Y, por tanto, no podemos dejar de extender esa misma invitación a las personas que nos rodean: no sólo a las personas de nuestra familia, o de nuestro grupo étnico, o de nuestra nación, sino a las mismas personas que están excluidas de los sistemas de lealtad de la humanidad. La fidelidad a Cristo es también fidelidad al camino de Cristo, y como tal es un compromiso con relaciones de amor largas, difíciles, profundas y hermosas, con personas que a menudo son difíciles de amar.

Significado de la fidelidad

En audio, la «fidelidad» denota la precisión con la que una copia reproduce su fuente. En la década de 1950, se popularizaron los términos «alta fidelidad» o «hi-fi» para referirse a los equipos y grabaciones que mostraban una reproducción de sonido más precisa[1]. Por ejemplo, un disco de gramófono desgastado tendrá una fidelidad menor que uno en buen estado, y una grabación realizada por una compañía discográfica de bajo presupuesto a principios del siglo XX probablemente tendrá una fidelidad de audio significativamente menor que una buena grabación moderna. [cita requerida] Del mismo modo, en la electrónica, la fidelidad se refiere a la correspondencia de la señal de salida con la de entrada, más que a la calidad del sonido, como en la popular tecnología de conexión a Internet «Wi-Fi» [cita requerida].

El término «lo-fi» existe al menos desde los años 50, poco después de la aceptación de «hi-fi», pero su definición evolucionó continuamente entre los años 70 y 2000. En la edición de 1976 del Diccionario Oxford,[aclaración necesaria] lo-fi se añadió bajo la definición de «producción de sonido de menor calidad que la ‘hi-fi'», y en el glosario del libro de 1977 The Tuning of the World, se definió como «relación señal-ruido desfavorable». En 2003, el Diccionario Oxford añadió una segunda definición para el término: «un género de música rock caracterizado por una producción mínima, que da un sonido crudo y poco sofisticado». En 2008 se añadió una tercera: «sin pulir, amateur o tecnológicamente poco sofisticado, especialmente como una elección estética deliberada»[2].

Lealtad y fidelidad matrimonial

Cuando somos leales, nos vinculamos a una persona, a un grupo, a un líder, a una nación. Cuando practicamos la fidelidad, nos vinculamos no tanto a personas como a ideales. La fidelidad es la fidelidad a los votos y a los deberes. Mientras que la lealtad nos pide lealtad a las personas, la fidelidad nos pide que mantengamos nuestra promesa.

Cuando somos leales, nos vinculamos a una persona, a un grupo, a un líder, a una nación. Cuando practicamos la fidelidad, nos vinculamos no tanto a personas como a ideales. La fidelidad es la fidelidad a los votos y a los deberes. Mientras que la lealtad nos pide lealtad a las personas, la fidelidad nos pide que mantengamos nuestra promesa.

El símbolo de Nivel de Idioma muestra la competencia de un usuario en los idiomas que le interesan. El establecimiento de su Nivel de Idioma ayuda a otros usuarios a proporcionarle respuestas que no sean demasiado complejas ni demasiado sencillas.

Diferencia entre lealtad y fidelidad en línea

¿Es la fidelidad tan importante para las relaciones de pareja como se cree?  Lo cierto es que más que la fidelidad, lo que necesita una pareja para mantenerse unida es la lealtad, algo que no tiene que ver con la exclusividad sexual sino con el compromiso que adquirimos en pareja.  Establecemos la diferencia entre lealtad y fidelidad en pareja para centrarnos en lo verdaderamente importante.

En el mundo de las relaciones de pareja existe la fidelidad entendida como mantenerse fiel al compromiso de exclusividad sexual que se han marcado dos personas.  En el momento en que esa fidelidad se rompe, la confianza salta por los aires y empezamos a vivir con sospechas, rencores, traiciones y engaños.  Es entonces cuando la relación se convierte en una pareja tóxica de la que hay que salir cuanto antes.

Sin embargo, hay casos en los que no importa la lealtad, sino que se le da más valor a la fidelidad.  ¿Qué diferencia hay?  La lealtad no tiene nada que ver con la exclusividad sexual, la lealtad debe ser la base de cualquier relación de pareja, de amistad, de trabajo, de familia… La lealtad en la pareja se refleja en ese compañero de vida honesto y empático al que se quiere. amar de forma sana.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad