Dejar el trabajo por ansiedad

Dejar el trabajo por ansiedad

dejar el trabajo por la ansiedad del paro

Todo el mundo sabe que, si tienes gripe, debes quedarte en casa para recuperarte y no contagiar a tus compañeros y amigos. También está claro que dar a luz requiere ausentarse del trabajo. ¿Pero qué pasa con el estrés? ¿Se puede realmente tomar una «baja por estrés» en el trabajo?

Sí se puede, y a veces tomar una baja por estrés es lo más adecuado. Puede que no veas tu situación estrictamente como una necesidad de una baja por «estrés», pero sí como una experiencia de agotamiento, ansiedad o depresión. Debes solicitar una excedencia por cualquiera de estos motivos de forma similar. A continuación te explicamos cómo debes plantear la solicitud de una baja laboral por estrés.

Dirígete a tu departamento de Recursos Humanos y hazles saber que te gustaría tomar una ausencia aprobada por la FMLA para una licencia por estrés. Ellos te proporcionarán la documentación necesaria que debes llevar a tu médico. No basta con decir que está demasiado estresado para trabajar: su médico tendrá que recomendarle que se tome una baja por estrés.

Cuando hables con tu médico, es importante que seas sincero y no minimices tus síntomas. No puede hacer una evaluación justa si usted sigue diciendo: «Está bien. Todo está bien. Sólo estoy un poco estresado». Recuerda que el estrés puede afectarte tanto física como mentalmente.

tiempo medio de baja laboral por depresión

Los trastornos de ansiedad, como el TOC, los trastornos de pánico, las fobias o el TEPT, se consideran una discapacidad y pueden dar derecho a las prestaciones por discapacidad de la Seguridad Social. Las personas con ansiedad pueden tener derecho a la discapacidad si son capaces de demostrar que su ansiedad les impide trabajar. Debe presentar pruebas que demuestren que su trastorno de ansiedad se ajusta a los requisitos del Libro Azul de la SSA.

Un trastorno de ansiedad es una condición caracterizada por sentimientos persistentes de aprensión, tensión o malestar. En el caso de las personas realmente discapacitadas por dicho trastorno, estas sensaciones no son simplemente nerviosismo, sino más bien sentimientos abrumadores de alarma e incluso de terror que pueden ser provocados por acontecimientos o situaciones ordinarias que ocurren en la vida cotidiana.

La ansiedad normal puede tener muchas causas, desde diversos trastornos mentales como la depresión, hasta reacciones adversas a la medicación, pasando por situaciones vitales estresantes pero temporales como el divorcio o la pérdida del empleo. En el diagnóstico de un trastorno de ansiedad incapacitante, el médico intentará descartar esas causas para demostrar que la base de la ansiedad del paciente no es atribuible a un problema o acontecimiento distinto. Además, el médico intentará establecer la duración y la gravedad de los síntomas de ansiedad, y determinar el impacto que esos síntomas tienen en su capacidad para realizar tareas cotidianas como el trabajo o la escuela. Para que se considere un verdadero «trastorno de ansiedad», la ansiedad de una persona debe interferir directa y significativamente en el trabajo, las relaciones, la vida social y/o las actividades cotidianas.

baja laboral media por ansiedad

Puede ser difícil mantener la privacidad cuando tienes que ausentarte del trabajo por una enfermedad mental. ¿Qué debes decir a tus compañeros de trabajo? ¿A tu jefe? Por supuesto, no hay dos caminos iguales, pero hay algunos principios que pueden ayudar: Conoce tus derechos. Sopese cuidadosamente los pros y los contras de revelar su diagnóstico. Revelar el diagnóstico puede ayudarte a ti y a los demás al reducir el estigma, pero puede haber riesgos para tu carrera. Desarrolla un mantra personal – «Sé compasivo conmigo mismo», por ejemplo- que te ayude en la transición de vuelta. Mantén una rutina, siempre que sea posible, para evitar factores de estrés innecesarios. Y apóyese en su sistema de apoyo: un familiar empático, un amigo íntimo, un médico o terapeuta y quizás un compañero de trabajo de confianza.

La salud personal debería ser un asunto privado. Pero cuando es necesario ausentarse del trabajo debido a un problema de salud mental, a menudo no es posible mantener esa privacidad. Como miembro de la junta directiva de la Alianza Nacional para las Enfermedades Mentales (NAMI) y antiguo director general de dos bancos internacionales (UBS y Deutsche Bank), en los últimos 30 años cientos de colegas y clientes se han puesto en contacto conmigo para pedirme consejo, para ellos mismos o para un colega, amigo o familiar, sobre la mejor manera de gestionar la vida profesional mientras se enfrentan a un problema de salud mental o cuidan de un ser querido que lo padece.  Esto es lo que suelo decirles.

Dejar el trabajo por ansiedad en línea

Q

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad