Beneficios de la inteligencia emocional

Beneficios de la inteligencia emocional

Beneficios de la inteligencia emocional en el trabajo

«En el béisbol no se llora» y, desde luego, tampoco hay lugar para ello en la oficina. Al menos esto es lo que nos han enseñado a muchos de nosotros en nuestra vida profesional. Un exterior inquebrantable se asocia a menudo con la profesionalidad y la madurez, fomentando la narrativa de que nuestras emociones son el enemigo de nuestro éxito en el trabajo. Sin embargo, la creciente demanda de empleados con las llamadas «habilidades blandas» ha cambiado la forma en que las organizaciones piensan en el papel de las emociones en el trabajo. La intuición, la habilidad interpersonal y la empatía son habilidades esenciales en el lugar de trabajo actual, y ninguna de ellas sería posible sin comprender nuestras propias emociones y las de quienes nos rodean. Tal vez por eso la inteligencia emocional (IE) se ha convertido en un conjunto de aptitudes muy solicitado, ya que el 71% de los responsables de contratación afirman que valoran la IE por encima del coeficiente intelectual a la hora de contratar o promocionar a los empleados.1

La inteligencia emocional (IE) se define como la capacidad y la voluntad de atender y modificar las emociones de uno mismo y de los demás, a menudo mediante la empatía y la expresión emocional controlada. Las personas con inteligencia emocional son expertas en reconocer y gestionar sus propias emociones, así como en comunicarlas a los demás mediante señales no verbales. Los individuos emocionalmente inteligentes también son capaces de identificar y regular las emociones de los demás y son altamente empáticos. Estos elementos centrales de la IE proporcionan la base para los procesos intrapersonales eficaces, como el aprovechamiento de las emociones para facilitar la consecución de objetivos, así como los comportamientos interpersonales, como la creación de relaciones sólidas con los compañeros de trabajo y la gestión de conflictos.

Beneficios de la inteligencia emocional brainly

Hace poco di un discurso sobre el tema de la Inteligencia Emocional ante un público de más de 1.000 personas. Después de mi presentación, fui a comer con los participantes. Sentadas en la mesa justo detrás de mí había dos mujeres que entablaron una conversación sobre mi presentación. No pude evitar escuchar un poco. «¡Mira! Es él», dijo una mujer.

Su compañera replicó con sarcasmo: «¿De verdad crees que todo eso que ha dicho funciona?». Su amiga replicó: «Bueno, si te diriges a los demás de la forma en que acabas de responderme, ¡creo que tienes que prestar atención a algo de lo que ha dicho!». Me reí. Este breve intercambio me hizo pensar en todas las ventajas que tienen quienes invierten tiempo y esfuerzo en mejorar su inteligencia emocional.

La noción de inteligencia emocional se identificó a finales del siglo XX gracias a las investigaciones realizadas por Peter Salovey y John Mayer. Daniel Goleman se basó en esta investigación y popularizó la noción de Inteligencia Emocional y su aplicación a los negocios. En el pasado se pensaba que las personas con un coeficiente intelectual más alto superaban a las personas con un coeficiente intelectual más bajo. Curiosamente, la investigación demostró que las personas con un coeficiente intelectual más alto sólo superaban a las personas con un coeficiente intelectual más bajo en un 20% de las ocasiones. Mientras que las personas con un coeficiente intelectual más bajo superaban a las personas con un coeficiente intelectual más alto el 70% de las veces. Los investigadores descubrieron que la diferencia crítica era la Inteligencia Emocional.

Qué beneficios de la inteligencia emocional le gustan más

La inteligencia emocional es popular en el mundo de los negocios desde 1995 y, aunque han pasado 23 años, sigue desempeñando un gran papel en las empresas de éxito. Jeff Bezos, el fundador de Amazon, es un gran fan de la inteligencia emocional, y la ha utilizado en el pasado para manejar las críticas sobre las condiciones de trabajo. Ursula Burns, la primera mujer negra que dirigió una empresa de la lista Fortune 500, también utiliza esta habilidad en su trabajo para inspirar y motivar a los equipos.

Lo que esto significa esencialmente es que la inteligencia emocional es la capacidad de reconocer tus sentimientos, así como ser capaz de controlarlos y expresarlos adecuadamente. También significa que se puede empatizar con la gente y reconocer sus emociones, así como las propias.

Los equipos con miembros emocionalmente inteligentes son excelentes para trabajar juntos. Tienen una buena comunicación, confían en los demás y valoran sus aportaciones. Cuando alguien hace una sugerencia, son capaces de responder de forma positiva y productiva.

A mucha gente no le gusta el cambio, pero la inteligencia emocional le da las herramientas necesarias para afrontar cualquier cambio que se le presente. En el lugar de trabajo, muchas personas suelen enfrentarse a los cambios con una actitud negativa y los brazos cruzados; pero una persona con inteligencia emocional será mucho más positiva y puede inspirar a los demás miembros del equipo a sentir lo mismo.

Beneficios de la inteligencia emocional pdf

Con un alto grado de inteligencia emocional, también conocido como cociente emocional (CE), en el lugar de trabajo, una persona utiliza las habilidades sociales, la autoconciencia, la motivación y la autorregulación para reconocer, comprender, regular y razonar utilizando las emociones. Al incorporar las diferentes emociones humanas en el lugar de trabajo, sus empleados colaborarán mejor y el lugar de trabajo será un entorno más feliz para todos.     Navegación rápida:

La psicología de las emociones define la inteligencia emocional como el reconocimiento y la comprensión de tus emociones y las de los demás. Utilizando la comprensión emocional, puedes tomar decisiones, resolver problemas y comunicarte con mayor eficacia. Hay cuatro niveles de Inteligencia Emocional, que incluyen:

La gente solía considerar que la inteligencia y las emociones eran opuestas. Sin embargo, el entrelazamiento de ambas ha sido un área de gran interés. La forma en que interactúan el pensamiento y las emociones influye en el comportamiento y la toma de decisiones de las personas.

Cuando los profesionales son incapaces de comprender y manejar las emociones, se crean problemas para las empresas. Es posible que esté familiarizado con el viejo consejo que insta a los profesionales a dejar las emociones en la puerta cuando llegan al trabajo. Pero eso niega el reconocimiento adecuado del hecho de que las personas son emocionales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad