Receta de tocino de cielo

Receta de tocino de cielo

origen del tocinillo del cielo

El Tocino de cielo es un antiguo postre cubano con profundas raíces en Andalucía. Es una especialidad de Jerez de la Frontera, donde tradicionalmente se utilizaba la clara de huevo para clarificar el jerez antes de embotellarlo. La elaboración de este increíblemente rico flan era originalmente una deliciosa manera de utilizar las yemas sobrantes.

Así es como mi amiga Virginia Flores-Godoy recuerda que conoció este postre celestial: «Mi bisabuelo Don Ramón Flores de Apodaca era un oficial de la Marina Real Española que llegó a La Habana desde Cádiz a finales del siglo XIX. Trajo consigo el gusto por los manjares de su Andalucía natal. Los almuerzos de los domingos en casa de mis abuelos paternos eran largos y exquisitamente interpretados por Rafael, su cocinero cantonés. Después de un menú de gazpacho, pargo rojo y filet mignon, se nos ofrecía una amplia gama de postres – suntuosos tocinos de cielo, coquimol, yemas dobles y otros dulces hechos con huevos y azúcar».

receta de tocino de cielo filipino

En primer lugar, crear un almíbar con los 300g de azúcar y los 250ml de agua. Llevar a ebullición, alcanzando los 107ºC. Poner las yemas en un bol aparte y, sin dejar de remover, añadir el almíbar que había alcanzado previamente los 107ºC. En una sartén, poner 100g de azúcar y 25ml de agua y calentar hasta conseguir un caramelo dorado.

Mientras tanto, poner en una bolsa de cocina los ingredientes necesarios para preparar la intxaursalsa: la leche, la nata, las nueces, el azúcar y la canela. Poner la bolsa junto con los tarros a cocer a 90ºC durante 70 minutos.

En esta receta, gracias a la técnica del vacío y a la cocción en tarros podemos completar dos recetas al mismo tiempo y, como tanto el tarro como la bolsa están libres de oxígeno, podemos estar seguros de que las posibles fermentaciones no arruinarán la receta. Además, nos permite estandarizar la receta y, de esta manera, siempre conseguiremos buenos resultados. Con esta receta puede ser difícil obtener siempre los mismos resultados cuando se hace de forma tradicional.

receta de tocino

El Tocino de cielo es un antiguo postre cubano con profundas raíces en Andalucía. Es una especialidad de Jerez de la Frontera, donde las claras de huevo se utilizaban tradicionalmente para clarificar el jerez antes de embotellarlo. La elaboración de este increíblemente rico flan era originalmente una deliciosa manera de utilizar las yemas sobrantes.

Así es como mi amiga Virginia Flores-Godoy recuerda que conoció este postre celestial: «Mi bisabuelo Don Ramón Flores de Apodaca era un oficial de la Marina Real Española que llegó a La Habana desde Cádiz a finales del siglo XIX. Trajo consigo el gusto por los manjares de su Andalucía natal. Los almuerzos de los domingos en casa de mis abuelos paternos eran largos y exquisitamente interpretados por Rafael, su cocinero cantonés. Después de un menú de gazpacho, pargo rojo y filet mignon, se nos ofrecía una amplia gama de postres – suntuosos tocinos de cielo, coquimol, yemas dobles y otros dulces hechos con huevos y azúcar».

tocino de cielo vs flan

El azúcar se convertirá en un jarabe espeso de color marrón claro. Retírelo rápidamente del fuego y viértalo en su flanera o en cada una de sus copas individuales. Incline hacia adelante y hacia atrás para cubrir el fondo y los lados de la fuente. El almíbar se endurecerá al enfriarse y formará una cáscara gruesa. Durante el proceso de horneado, esta cáscara se transforma mágicamente en un delicioso jarabe de caramelo oscuro.

Combine el azúcar con el agua en una cacerola de tres cuartos de galón. Añadir la cáscara de limón y hervir a fuego alto, removiendo de vez en cuando, hasta que el almíbar alcance una temperatura de 220° F. Retirar del fuego y dejar enfriar hasta que esté tibio. Retirar la cáscara de limón.

Cuando esté listo para servir, pase un cuchillo por el borde para aflojarlo. Colocar una fuente de servir sobre el bol o la sartén y darle la vuelta rápidamente. Asegúrese de raspar todo el caramelo del bol sobre el tocinillo (esa es la mejor parte).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad