Que coordina el sistema nervioso

Que coordina el sistema nervioso

Vertebrados

El sistema nervioso periférico (SNP), formado por la red de nervios que se ramifican desde el cerebro y la médula espinal. La función del sistema nervioso periférico es transmitir información entre el SNC y el resto del cuerpo. El SNP se subdivide en el sistema nervioso somático y el sistema nervioso autónomo.

El cerebro es el centro de control del sistema nervioso. Nos permite pensar, sentir y movernos. El cerebro recibe constantemente información y envía instrucciones al cuerpo a través de la médula espinal y la amplia red de nervios del cuerpo.

Algunas de las funciones del sistema nervioso -la respiración, la temperatura corporal y el ritmo cardíaco, por ejemplo- son involuntarias, es decir, no están bajo nuestro control consciente; otras, como el movimiento, el habla y el pensamiento, son voluntarias, es decir, están bajo nuestro control.

Hay 12 pares de nervios craneales que salen del cerebro. Estos nervios transmiten los impulsos de los órganos sensoriales, como los ojos o los oídos. De la médula espinal salen 31 pares de nervios espinales que salen de cada nivel de vértebras. Estos nervios transmiten impulsos hacia y desde el resto del cuerpo.

Cuál es la función del sistema nervioso

El elemento básico del sistema nervioso es la célula nerviosa o neurona. Las neuronas tienen una forma diferente según el lugar del cuerpo en el que se encuentren y la función que desempeñen. Todas las neuronas tienen proyecciones en forma de dedos llamadas dendritas y una fibra larga llamada axón.

En muchos casos, el axón está recubierto por una membrana especializada llamada vaina de mielina. El axón tiene una serie de protuberancias. Cada protuberancia se sitúa cerca de una dendrita de otra neurona. El espacio entre la protuberancia y la dendrita se llama sinapsis. Los mensajes saltan por la sinapsis de una neurona a otra mediante unas sustancias químicas especiales llamadas neurotransmisores.

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento, y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Sistema nervioso central

En biología, la doctrina clásica del sistema nervioso determina que se trata de una parte muy compleja de un animal que coordina sus acciones y la información sensorial mediante la transmisión de señales hacia y desde diferentes partes de su cuerpo. El sistema nervioso detecta los cambios ambientales que repercuten en el cuerpo y, a continuación, trabaja en conjunto con el sistema endocrino para responder a dichos eventos[1] El tejido nervioso surgió por primera vez en organismos parecidos a los gusanos hace entre 550 y 600 millones de años. Sin embargo, esta doctrina clásica ha sido cuestionada en las últimas décadas por los descubrimientos sobre la existencia y el uso de señales eléctricas en las plantas[2]. Basándose en estos hallazgos, algunos científicos han propuesto que existe un sistema nervioso vegetal y que debería crearse un campo científico denominado neurobiología vegetal[3]. [3][4] Esta propuesta ha dado lugar a una disputa en la comunidad científica entre los que piensan que se debe hablar del sistema nervioso de las plantas y los que están en contra[5][6] La rigidez de las posiciones en el debate científico de ambos bandos ha llevado a proponer una solución al debate, consistente en redefinir el concepto de sistema nervioso utilizando únicamente criterios fisiológicos y evitando los filogenéticos[7].

Cómo funciona el sistema nervioso

En biología, la doctrina clásica del sistema nervioso determina que se trata de una parte muy compleja de un animal que coordina sus acciones y la información sensorial mediante la transmisión de señales hacia y desde diferentes partes de su cuerpo. El sistema nervioso detecta los cambios ambientales que repercuten en el cuerpo y, a continuación, trabaja en conjunto con el sistema endocrino para responder a tales acontecimientos[1] El tejido nervioso surgió por primera vez en organismos parecidos a los gusanos hace entre 550 y 600 millones de años. Sin embargo, esta doctrina clásica ha sido cuestionada en las últimas décadas por los descubrimientos sobre la existencia y el uso de señales eléctricas en las plantas[2]. Basándose en estos hallazgos, algunos científicos han propuesto que existe un sistema nervioso vegetal y que debería crearse un campo científico denominado neurobiología vegetal[3]. [3][4] Esta propuesta ha dado lugar a una disputa en la comunidad científica entre los que piensan que se debe hablar del sistema nervioso de las plantas y los que están en contra[5][6] La rigidez de las posiciones en el debate científico de ambos bandos ha llevado a proponer una solución al debate, consistente en redefinir el concepto de sistema nervioso utilizando únicamente criterios fisiológicos y evitando los filogenéticos[7].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad