Para que sirve el carbono 14

Para que sirve el carbono 14

Usos del carbono 14 en la agricultura

El carbono 14 (14C), o radiocarbono, es un isótopo radiactivo del carbono con un núcleo atómico que contiene 6 protones y 8 neutrones. Su presencia en los materiales orgánicos es la base del método de datación por radiocarbono iniciado por Willard Libby y sus colegas (1949) para datar muestras arqueológicas, geológicas e hidrogeológicas. El carbono 14 fue descubierto el 27 de febrero de 1940 por Martin Kamen y Sam Ruben en el Laboratorio de Radiación de la Universidad de California en Berkeley, California. Su existencia había sido sugerida por Franz Kurie en 1934[2].

Hay tres isótopos naturales de carbono en la Tierra: el carbono-12, que constituye el 99% de todo el carbono de la Tierra; el carbono-13, que constituye el 1%; y el carbono-14, que aparece en cantidades mínimas, constituyendo aproximadamente 1 o 1,5 átomos por cada 1012 átomos de carbono en la atmósfera. El carbono-12 y el carbono-13 son estables, mientras que el carbono-14 es inestable y tiene una vida media de 5.730 ± 40 años[3] El carbono-14 se descompone en nitrógeno-14 mediante desintegración beta[4] Un gramo de carbono que contenga 1 átomo de carbono-14 por cada 1012 átomos emitirá ~0,2[5] partículas beta por segundo. La principal fuente natural de carbono-14 en la Tierra es la acción de los rayos cósmicos sobre el nitrógeno de la atmósfera, por lo que es un nucleido cosmogénico. Sin embargo, las pruebas nucleares al aire libre realizadas entre 1955 y 1980 contribuyeron a esta reserva.

Carbono-14

Rachel Wood no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

La datación por radiocarbono ha transformado nuestra comprensión de los últimos 50.000 años. El profesor Willard Libby realizó las primeras dataciones por radiocarbono en 1949 y posteriormente recibió el Premio Nobel por sus esfuerzos.

La datación por radiocarbono funciona comparando los tres isótopos diferentes del carbono. Los isótopos de un elemento concreto tienen el mismo número de protones en su núcleo, pero diferente número de neutrones. Esto significa que, aunque son muy similares químicamente, tienen masas diferentes.

La masa total del isótopo se indica con el superíndice numérico. Mientras que los isótopos más ligeros 12C y 13C son estables, el isótopo más pesado 14C (radiocarbono) es radiactivo. Esto significa que su núcleo es tan grande que es inestable.

Se oxida para crear 14CO2, que se dispersa por la atmósfera y se mezcla con 12CO2 y 13CO2. Este CO2 es utilizado en la fotosíntesis por las plantas y, a partir de ahí, pasa a la cadena alimentaria (véase la figura 1, abajo).

Usos del carbono-14 en arqueología

El carbono-14 (14C), o radiocarbono, es un isótopo radiactivo del carbono con un núcleo atómico que contiene 6 protones y 8 neutrones. Su presencia en los materiales orgánicos es la base del método de datación por radiocarbono iniciado por Willard Libby y sus colegas (1949) para datar muestras arqueológicas, geológicas e hidrogeológicas. El carbono 14 fue descubierto el 27 de febrero de 1940 por Martin Kamen y Sam Ruben en el Laboratorio de Radiación de la Universidad de California en Berkeley, California. Su existencia había sido sugerida por Franz Kurie en 1934[2].

Hay tres isótopos naturales de carbono en la Tierra: el carbono-12, que constituye el 99% de todo el carbono de la Tierra; el carbono-13, que constituye el 1%; y el carbono-14, que aparece en cantidades mínimas, constituyendo aproximadamente 1 o 1,5 átomos por cada 1012 átomos de carbono en la atmósfera. El carbono-12 y el carbono-13 son estables, mientras que el carbono-14 es inestable y tiene una vida media de 5.730 ± 40 años[3] El carbono-14 se descompone en nitrógeno-14 mediante desintegración beta[4] Un gramo de carbono que contenga 1 átomo de carbono-14 por cada 1012 átomos emitirá ~0,2[5] partículas beta por segundo. La principal fuente natural de carbono-14 en la Tierra es la acción de los rayos cósmicos sobre el nitrógeno de la atmósfera, por lo que es un nucleido cosmogénico. Sin embargo, las pruebas nucleares al aire libre realizadas entre 1955 y 1980 contribuyeron a esta reserva.

Datación por uranio-l

La datación por radiocarbono -una herramienta clave para determinar la edad de las muestras prehistóricas- está a punto de recibir una importante actualización. Por primera vez en siete años, la técnica va a ser recalibrada utilizando una serie de nuevos datos procedentes de todo el mundo. El resultado podría tener implicaciones para las edades estimadas de muchos hallazgos, como los fósiles humanos modernos más antiguos de Siberia, que según las últimas calibraciones son 1.000 años más jóvenes de lo que se pensaba.El trabajo combina miles de puntos de datos de anillos de árboles, sedimentos de lagos y océanos, corales y estalagmitas, entre otros elementos, y amplía el marco temporal de la datación por radiocarbono hasta hace 55.000 años, 5.000 años más que la última actualización de la calibración en 2013.Los arqueólogos están francamente aturdidos. «Tal vez he estado encerrado demasiado tiempo», tuiteó Nicholas Sutton, arqueólogo de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, «pero… ¡estoy realmente emocionado!».

Otros utilizarán la recalibración para evaluar los acontecimientos ambientales. Por ejemplo, los investigadores llevan décadas discutiendo sobre el momento de la erupción minoica en la isla griega de Santorini. Hasta ahora, los resultados del radiocarbono solían dar una fecha óptima en la década de 1600 a.C., unos 100 años más antigua que la dada por la mayoría de las evaluaciones arqueológicas. IntCal20 mejora la precisión de la datación, pero complica el debate: en general, hace que las fechas del calendario para el resultado del radiocarbono sean entre 5 y 15 años más jóvenes, pero -dado que la curva de calibración se tambalea mucho- también proporciona seis ventanas temporales potenciales para la erupción, muy probablemente en la década baja de 1600 a.C., pero tal vez en la década alta de 1500 a.C.2. Así que los dos grupos siguen en desacuerdo, dice Reimer, pero menos, y con más complicaciones. «Algunos siguen discutiendo», dice Reimer. «No hay una respuesta firme». No obstante, cualquiera que estudie prácticamente cualquier cosa relacionada con la historia humana de los últimos 50.000 años se entusiasmará con la nueva calibración, dice Higham: «Es un momento especialmente emocionante para trabajar en el pasado».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad